Dónde hacer un pícnic en Sevilla

Dónde hacer un pícnic en Sevilla

Pocos planes suenan mejor para disfrutar de la naturaleza y el ocio al aire libre que un buen pícnic. Cuando se dice la palabra en voz alta todos quieren apuntarse. Y no es de extrañar, ya que se trata de una de las actividades en grupo que menos inversión necesitan y más cunden a todos los niveles. No hace falta mucho: un mantel, unos bocadillos, una baraja de cartas y compañía agradable son suficientes para pasar un día de lujo.

La cuestión es saber dónde plantar vuestra bandera, y en este breve artículo vamos a echaros una mano con eso. Si sois del sur o estáis pensando en pasaros por allí dentro de poco, no os podéis perder estos 12 sitios geniales donde hacer un pícnic en Sevilla. Vayáis en familia a echar el domingo o con vuestra pareja en plan romántico, seguro que encontráis en estas propuestas el lugar perfecto para vosotros. ¡Vamos allá!

Parque del Tamarguillo

Uno de los mejores parques donde hacer un pícnic en Sevilla, especialmente si vamos con los pequeños de la casa, es el coqueto Parque del Tamarguillo, situado en el Distrito Este-Alcosa-Torreblanca. Es uno de los espacios verdes más jóvenes de la ciudad, ya que fue inaugurado en el año 2010, recuperando para el disfrute ciudadano el terreno por el que discurren los arroyos de la Ranilla y del Tamarguillo.

Los niños se lo pasan de miedo en este parque de 97 hectáreas, especialmente en el llamado “mirador de los aviones”: un pequeño altiplano desde el que pueden verse despegar a los aviones del aeropuerto de Sevilla. Dispone de 30 merenderos, actividades interactivas como el Laberinto Musical y numerosas especies animales.

Parque del Alamillo

Abierto al público en el año 1993, tras la celebración de la Expo de Sevilla, el Parque del Alamillo es uno de los lugares favoritos de los sevillanos para respirar un poco de aire libre y hacer ejercicio sin salir de la ciudad, por no hablar de su dinámica agenda de eventos culturales. Actualmente comprende una superficie total de 120 hectáreas, tras la última ampliación en el año 2014.

Se trata de un área ideal para montar una comida a cielo abierto gracias a sus praderas de césped, que invitan a tumbarse y a desconectar de la rutina de la vida diaria. No está permitido hacer fuego dentro de sus límites, pero os aseguramos que con las vistas y la tranquilidad no lo vais a echar de menos en absoluto. Y, si no os lo creéis, ya sabéis lo que tenéis que hacer…

Parque Hacienda Porzuna

Nos vamos ahora hasta Marina del Aljarafe para hablar un poquito sobre la Hacienda Porzuna y, sobre todo, del precioso parque periurbano que la rodea. Pero… ¿qué es, exactamente, un parque periurbano? Pues una fórmula que ha encontrado la Administración para adecuar un espacio 100% natural a la convivencia con el entorno urbano, ya que esta zona verde se encuentra a muy escasa distancia de las calles del pueblo.

Aquí tenéis 20 hectáreas para disfrutar a vuestro ritmo, con merenderos y zonas de barbacoa donde podréis cocinar sin ningún tipo de riesgo. Además, podréis también visitar la hacienda que da nombre al lugar, así como su magnífico molino restaurado.

El Majuelo

Y de un parque periurbano saltamos a otro en la localidad sevillana de La Rinconada. Nos referimos a El Majuelo, un área de esparcimiento situado junto al río Guadalquivir, por lo que viene de perlas cuando pega el calor y aun así, apetece un día de pícnic con los amigos. Abarca una extensión de 21 hectáreas tras la ampliación del año 2009 y forma parte de una ruta verde que llega hasta la localidad cercana de San José.

Está bien equipado para las visitas que duran el día entero, ya que cuenta con nada menos que 40 merenderos y 24 barbacoas, para que no tengáis que estar esperando vuestro turno en la parrilla. Un parque muy recomendable, sobre todo, para los amantes de los deportes acuáticos.

Los Pinares de Aznalcázar

Si queréis comer rodeados de árboles por todas partes, escuchando nada más que el canto de los pájaros (y de las chicharras, cuando llega el veranito), entonces tenéis que planificar una escapada, sí o sí, hasta la localidad de Puebla del Río, porque a sólo un par de kilómetros de allí se encuentra nuestra próxima propuesta para vuestro pícnic: Los Pinares de Aznalcázar.

Rutas de senderismo para toda la familia, caminos para caballos, pista americana para los aficionados al ciclismo de competición… aquí tenéis de todo y para todos siempre y cuando la premisa principal sea pasar un buen rato mientras se pone uno en forma. Hay un montón de mesas de madera para preparar la comida, además de instalaciones para niños con columpios y otras atracciones. Todo esto y más lo convierte en uno de los 12 mejores sitios donde hacer un pícnic en Sevilla.

Parque de María Luisa

No por más conocido deja de ser recomendable el siempre impresionante Parque de María Luisa para pasar una agradable jornada de pícnic. El espacio verde más famoso del corazón de Sevilla ofrece interesantes posibilidades para organizar una comida en sus más de 40 hectáreas de extensión, poblada de glorietas, fuentes y monumentos que forman parte del patrimonio histórico-cultural más emblemático de la ciudad.

Evidente aquí no podéis hacer fuego, pero hay sitio de sobra para desplegar vuestro mantelito y almorzar como auténticos aristócratas de finales del XIX en un entorno que, casualmente, también data de finales del siglo XIX. Es más: ni siquiera necesitáis traer la comida de casa porque dentro del propio parque tenéis puestos y quioscos de sobra para abasteceros.

Parque de los Perdigones

El Parque de los Perdigones toma su nombre de la cercana Torre de los Perdigones, edificio decimonónico que formaba parte de la antigua Fundición de San Francisco, dedicada a la producción de proyectiles. Si bien se trata de un interesante ejemplo de arquitectura industrial de finales del XIX, la parte que más llamará la atención a los fans del pícnic es el jardín que se extiende justo a continuación, formando segmentos alrededor de una hermosa fuente principal.

Dichos segmentos son pequeñas praderas de césped con setos y algunos árboles, divididos a su vez en un anillo interior y otro exterior, siendo este último más frondoso. Proporcionan sitios frescos y muy cómodos en los que tomar un aperitivo o montar una merienda con amigos. Y si tenéis perretes en casa, aquí se lo pasarán de miedo.

Dehesa de Matallana

Atravesada por el arroyo Algarín, a apenas 2 kilómetros de la localidad de Lora del Río, las 300 hectáreas de la Dehesa de Matalla son uno de los sitios para hacer pícnic en Sevilla que deberían figurar en todas las guías a este respecto. No sólo se trata de un lugar amplio, bien cuidado y con instalaciones perfectamente adaptadas para comer al aire libre, sino que también cuenta con puntos de interés de lo más fotogénicos como el puente romano del Algarín o las ruinas del Molino de la Orden.

Entre pinos, encinas acebuches y eucaliptos están dispuestas las mesas de madera y, un poco más alejadas, las barbacoas para hacer fuego. Asimismo, en la entrada del parque, hay a disposición de los usuarios un parking para facilitar el estacionamiento de vehículos.

Isla Margarita

Nos metemos de lleno ahora en plena Sierra Norte, a la altura de Cazalla de la Sierra, para invitaros a pasar un día de ensueño (y de pícnic, también, ya puestos) en un idílico lugar llamado Isla Margarita. A esta preciosa zona verde se accede cruzando el cauce del Hueznar y es famosa en Sevilla por sus silencios, que parecen como grabados en otro planeta. Si buscáis la paz que sólo se encuentra allí donde el ser humano aún no ha puesto en pie, ya sabéis donde tenéis que llevaros los bocadillos.

Pero que nadie se alarme, que en Isla Margarita podéis comer caliente sin ningún problema, ya que cuenta con áreas habilitadas para hacer barbacoas, así como merenderos, aseos, un quiosco de bebidas y aparcamientos para bicis.

La Corchuela

Otro parque periurbano que nadie debería dejar de visitar si tiene la suerte de viajar a Sevilla es La Corchuela, que se encuentra cerca de Dos Hermanas y ocupa una superficie de 85 hectáreas, adentrándose también en las localidades cercanas de Los Palacios y Villafranca. De nuevo, estamos en una zona ideal para ir con niños, ya que cuenta con columpios y grandes espacios abiertos para que corran, con un terreno llano en el que pueden jugar sin ningún peligro.

Los adultos amantes de la naturaleza seguro que disfrutan aquí como nunca de lo más granado de la vegetación mediterránea, desde una dehesa de encinas hasta sauces, tejos, álamos y tarajes. Por supuesto, el parque dispone de barbacoas y zona de mesas para cocinar.

Parque de Miraflores

Si lo que os da pereza a la hora de hacer pícnic es salir de la ciudad, que no cunda el pánico, que también hemos pensado en opciones para los más urbanitas. Con sus 90 hectáreas, el Parque de Miraflores es hoy por hoy la zona verde más grande dentro del área metropolitana de Sevilla, de manera que si lo que queréis es explorar la naturaleza por la mañana y tomaros un cupcake en vuestra repostería favorita al caer la tarde, no tenéis más que dejaros caer por la Avenida de la Mujer Trabajadora. Es, sin duda, el mejor lugar donde hacer pícnic en Sevilla capital.

Cuesta creer que en mitad de una capital tan poblada como Sevilla exista un sitio así, con jardines, huertos y zonas arboladas que tienen poco que envidiar a las dehesas de las afueras. Es un lugar fenomenal para practicar el pícnic clásico, el de toda la vida, con mantita, cesta y ensalada de pasta. ¡Ya nos contaréis que tal os ha ido cuando vayáis!

Parque de los Príncipes

Y como ha de tener un final en algún momento, nos despedimos de esta lista de los 12 mejores sitios para hacer un pícnic en Sevilla nada menos que en el barrio de Los Remedios, donde nos espera el Parque de los Príncipes. Inaugurado en el año 1973 por los actuales reyes eméritos, en su día fue el primer parque que se construía a ese lado del Guadalquivir, ofreciendo a los sevillanos una nueva área verde en la que poder disfrutar más allá del Parque de María Luisa.

Abarca una superficie de más de 100.000 metros cuadrados, con estanque, una isla artificial y numerosas praderas de hierba, tanto al sol como a la sombra, en la que tumbarse a descasar y tomar un tentempié. Suele albergar espectáculos culturales diversos, así que con suerte vuestra mañana de pícnic se puede convertir en un almuerzo con espectáculo. ¡Y completamente gratis!

Si deseas leer más artículos parecidos a Dónde hacer un pícnic en Sevilla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de .