por: Madrid
Compartir

Espíritu Tantra

910001070 - 667753090

Sor Ángela de la Cruz, 24, Madrid, 28020

Tetuán (Bellas Vistas)

L1 Tetuán

http://www.espiritutantra.com/

Relájate y disfruta de los maravillosos masajes tántricos, realizados por los mejores expertos, que puedes encontrar en Espíritu Tantra. Tienen una gran variedad de servicios, pero sin duda, los mejores y más conocidos son los ya mencionados masajes tántricos.

Es un sitio muy original y diferente, un remanso de paz y de placer en nuestra ciudad. Si quieres o necesitas un momento de goce y placer, Espíritu Tantra es tu lugar.

Cuidado personal, De noche, Sexo y citas, Admite reservas, Relajación y Wellness, Local climatizado, Masajes eróticos, Masajes

Artículos en los que aparece Espíritu Tantra

Sitios interesantes cerca de Espíritu Tantra

Sube una foto de Espíritu Tantra

Sube una foto de este sitio

Escribir comentario sobre Espíritu Tantra

¿Qué te ha parecido el sitio?
1 comentario
Su valoración:
mpartenon
Miguel Partenon. “Espiritu Tantra”
Sor Angela de la Cruz, 24 esc. A, 1ºD.
Por teléfono, Yolanda, la jefa, me recomienda un masaje de dos horas con Rossy, veterana en este tipo de masaje, yo acepto.
Llego unos minutos antes, me intento duchar, pero la ducha no funciona. Llamo varias veces a la masajista, pero no responde, no importa, me limpio los bajos.
Por fin empezamos. Rossy me dice que respire todo el tiempo por la boca, pero pronto mi boca se reseca: “sigue respirando por la boca”, insiste la masajista.
Hacia la mitad del masaje, Rossy sale a hacer pis: “es el té, tu sigue respirando”. Yo también tengo ganas de orinar, se lo digo, pero me dice: “¿puedes aguantar?, ya falta poco”. Asiento con una sonrisa, y me toca el vientre. “Tienes la energía bloqueada aquí, hay tensión”, y me presiona el abdomen. Estoy a punto de explotar, pero aguanto estoicamente. Por fin terminamos y me dice: “Ha durado 10 minutos menos para que sigas un rato más tumbado y tranquilo”. Pero sigue hablando conmigo: “Practica esto con tu pareja” y yo sonrío, mientras pienso, “si se lo hiciera a mi chica, me dejaría al instante”.
No sé si la masajista estaba vestida o desnuda, no tuve ocasión de verla. Al final, cuando pago los 120 euros, me dice sonriendo, “tienes una buena energía, no pierdas tu sonrisa”.
Yo salí de mala leche, pensando en que hubiese sido más relajante haberme quedado en casa en esta lluviosa tarde de otoño.

Espíritu Tantra
Espíritu Tantra

Volver arriba