menu
por: Madrid
Compartir

La Capilla de la Bolsa

915218623

Bolsa, 12, Madrid, 28012

Centro (Sol)

L1,L2,L3 Sol

M de 20:30 a 23:45 / X-D de 13:30 a 15:45 y de 20:30 a 23:45

55 €

http://www.lacapilladelabolsa.com/

Imagina poder cenar en una auténtica ermita datada de la Edad Media, en un ambiente clásico con reminiscencias a los templarios. Ya durante el siglo XVIII tuvo otras finalidades como la de acoger la primera Bolsa de Madrid, pero ahora bajo el nombre de La Capilla de la Bolsa se ha convertido en un curioso restaurante. 

La gastronomía de La Capilla de la Bolsa fusiona la cocina mediterránea tradicional con la cocina contemporánea, marcándose como prioridad la calidad de la materia prima y como objetivo no ocultar los verdaderos sabores. 

Tenemos amenización musical en directo todos los días durante el turno de cenas y los fines de semana al mediodía, de un pianista y violinista, exceptuando los martes y jueves durante el turno de cenas los cuales actúan cantantes de ópera y zarzuela. 

SALÓN PRINCIPAL 
En la sala La Capilla se ha mantenido un estilo clásico bajo la bóveda de cañón barroca decorada con labores de escayola y pan de oro. En ella se sitúa un piano de cola Steinweg de estilo rococó para ofrecer música en directo. Todo ello en contraste con una iluminación de última generación, cambiante, de manera que el espacio se transforma cada pocos minutos, mostrando diferentes ambientes. 

LAS TENTACIONES 
La moderna sala Las Tentaciones, situada en la planta baja, es de uso exclusivo de los clientes del restaurante. El sorprendente mobiliario de estilo Art Decó crea un espacio propicio para disfrutar de una velada más informal. Presidiendo la estancia, una fotografía antigua de la actriz Jean Harlow. Es su amplitud y diseño lo que hacen de Las Tentaciones el lugar idóneo para presentaciones, cócteles y otros eventos. 

PRIVADO DE LA ABADESA 
Cubre sus paredes con paneles de ónix verde de Pakistán y lámparas mariposa realizadas en exclusiva para este salón. 

PRIVADO DEL OBISPO 
Espacio acogedor de paredes plateadas, mobiliario de aluminio fundido en formas orgánicas y un fresco pintado en el techo por una artista siciliana. 

LUCERNARIO 
Tonalidades doradas cubren por completo las paredes de este salón en el que destacan los delicados retratos con figuras femeninas inspiradas en la cultura greco-romana que cuelgan de sus paredes. 

PRIVADO DEL MONSEÑOR 
Recrea un ambiente inglés que sirve de continuidad al Lucernario, con una chimenea francesa y una interesante colección de grabados de iglesias antiguas de Madrid.

Restaurantes, Cocina tradicional, Abierto en domingo, Creativa y de autor, Parking, Bodegas, Banquetes, Cocina mediterránea, Menú degustación, Cocina moderna, Con espectáculo

Artículos en los que aparece La Capilla de la Bolsa

Sitios interesantes cerca de La Capilla de la Bolsa

Sube una foto de La Capilla de la Bolsa

Sube una foto de este sitio

Escribir comentario sobre La Capilla de la Bolsa

¿Qué te ha parecido el sitio?
22 comentarios
Su valoración:
LuisaSainz
Me gustó. Me gustó bastante la ambientación y el servicio recibido, creo que repetiremos pronto
Su valoración:
VictorianoRiveraSalas
Lugar de ensueño. Mi madre cumplió setenta y siete años, y seguramente nunca olvidará su comida de celebración en este sitio. La calidez del personal de servicio, la comida, el espacio físico, el exquisito público que lo frecuenta, el detalle de la música en vivo, y sobre todo los mimos al momento de felicitarle el cumple años. la relación calidad precio es estupenda. Quizá no se pague con dinero la magia de este sitio... ¡Es genial!.
Su valoración:
LuisAlonso
cheguin. Es de los peores restaurantes que he visitado, ní estan preparados para grupos, ní para parejas, el trato muy frio como sus comidas, platos muy escasos, y si por lo menos tuvieran sabor, no lo recomiendo a nadie, por ese dinero ir a casa Juan, la diferencia es abismal, o si no un bocadillo de calamares de la plaza mayor que esta al lado, sadreís ganando...
Su valoración:
bernardoanso
Un 10. Excelente decoración y trato realmente bueno. Me encanto el steak-tartar. Los precios son altos, pero merece la pena pagar por el servicio recibido.
Su valoración:
deniro06
Bonito marco, comida normal. El local está de acuerdo con las fotos publicadas: es muy bonito y resulta un marco idóneo para celebrar algo con tu pareja. La comida resulta más normal, seguro se encontrarán otros restaurantes de menor nivel de precios con comida mejor.
Su valoración:
Agradecida
Impresionante. Excelente relación calidad/precio. Un restaurante precioso.
El menú degustación nos encanto. El tamaño de los platos es el ideal. Perfecto.
Su valoración:
oswaldito
Ideal para momentos especiales. el ambiente y el trato es excelente. No esperes llenarte con la comida puesto que los platos son pequeños, no así sus precios.
Te traslada a la típica película en la que se pide en matrimonio a alguien. Eso sí, prepara el bolsillo; la calidad tiene su precio
Su valoración:
Anónimo
María.
NO LE DOY NI UNA ESTRELLA
La Capilla de la Bolsa es un restaurante donde la atencion deja mucho que desear, quisimos celebrar una comida de 35 personas y nos metian en un salon donde apenas habia sitio para 25, despues cuando fuimos a pagar parte de la comida por adelantado como exige el restaurante, la Srta. Adriana que es la encargada no nos recibió porque estaba ocupada y nos dijo que volviesemos al dia siguiente, como si uno pudiese dejar de trabajar todos los dias para llevarle a ella el dinero. En fin al final nos fuimos a otro porque en Madrid restaurantes no faltan, donde nos atendieron maravillosamente y el menú fue mucho mejor .
Su valoración:
solam
Solam. Excelente en todos los sentidos. Lo primero que te llama la atención al entrar es la decoración tan diferente a cualquier otro restaurante, pero una vez que te recuperas del primer impacto, pasas a valorar la esmerada atención del servicio y la exquisitez de su cocina. Y un detalle que sólo había visto en hoteles: cepillos de dientes debidamente protegidos en cajas y colonia en el servicio.
Una agradable experiencia digna de ser repetida. ¿El precio?..., bueno, un día es un día
Su valoración:
aracelimoreno
Un barroco que no te deja indiferente. Con una decoracion realmente expectacular,seguro que no te deja indiferente,si quieres dejar a tu amigo o amiga con la boca abierta este es el sitio.Diferentes ambientes para diferentes gustos,ninguno brilla por su sencillez.La comida de gustos mediterraneos y aunque es buena pagas mas el lugar,que sin duda hay que conocer.
Su valoración:
jlpalmatome
El favorito de Martita. Este fantádtico restaurante es el favorito de mi esposa Marta. Siempre que vamos a Madrid, nos pasamos por allí a degustar sus maravillosos platos. Como ya mencionan algunos el sitio es encantador pero su cocina no se queda corta. El próximo domingo día 6 vamos a cenar allí, ya os contaré.
jose luis
Su valoración:
alain
Así sí merece la pena pagar mucho. Más que un restaurante, parece un monumento, y más concretamente, tal y como dice su nombre, una auténtica capilla. Así está espectacularmente decorado, como si fuese una capilla, y además de lujo. Tiene diferentes salones, cada uno diferente al anterior, y lo que más sorprende sin lugar a dudas es su decoración, diferente a todo lo que hayas podido ver con anterioridad. Con restaurantes así, sí que merece la pena pagar un poco más de lo normal, aunque sea en ocasiones especiales.
Su valoración:
jadalid
Lo mejor de lo mejor.... Es un sitio espectacular uno de los mejores restaurantes de la capital donde su menú está basado en la fusión de la comida mediterránea y las delicias más contemporáneas; su estilo barroco hace de él un templo del buen gusto mezclando incluso diseños coloridos que crean diversos ambientes para darle ese toque personal y estilo propio; en definitiva es un lugar de lujo para darnos un capricho de alto nivel.
Su valoración:
josanar
Un lujo bien pagado. Es un sitio que te deja con la boca abierta, ya desde el principio la entrada es un gran pórtico que no pasa en absoluto inadvertida y una vez dentro tienen varios salones a cada cual mas curiosamente decorado y en todos los casos la discreción brilla por su ausencia, ya que os aseguro que el interiorismo de los mismos no dejará indiferente a nadie, pues jugando con las luces de colores consiguen efectos y ambientes de lo mas interesantes.
La comida no está mal, los platos están muy bien presentados y decorados, pero lo cierto es que ´son muy caros, demasiado para mi resentido bolsillo, así que sólo me plantearé volver si algún incauto se ofrece a invitarme a cenar.
Su valoración:
carmin
sitio original pero comida normal. Para una ocasion especial esta bien, pero de antemano digo que es carisimo. Decoracion imitando a una capilla.Con diferentes salones.
ensalada a base de jamón de pato,realmente deliciosa. La comida es igual que en muchos otros sitios no destaca por eso sino mas bien por la situacion y la decoracion. Bodega amplia
Un pero, el servicio es nefasto, mal educados y con falta de profesionalidad.
Su valoración:
veghita
Para ocasiones especiales. Y, como dice labrujaaveria, estas deben ser realmente especiales, porque, vaya precios, madre de dios. Aunque supongo que debe de ser bastante difícil mantener un local de esas características. Tiene varias salas, con diferentes decoraciones (mi prefe es la roja pero no nos la dejan, jo). También lo hemos usado en mi empresa para eventos con clientes, en plan catas, y cenas, y se quedan todos flipadísimos con la decoración. Es como estar metido en una peli de María Antonieta...
Su valoración:
Anónimo
Lo que te queda es que es un sitio muy bonito. El titular en mi caso lo dice todo, vale que tengo muy mala memoria y hace tiempo que cene en este sitio, pero si soy sincero no me acuerdo de la cena... y eso no es muy buena señal... aunque no se si esa noche la alargue demasiado y por eso perdi ese recuerdo a la mañana siguiente

Eso si, el sitio es realmente bonito, se nota que lo han montado con gusto y al menos han hecho un gran esfuerzo a la hora de decorarlo y montar esta antigua capilla de manera moderna, incluso puede resultar un poco kitsch.

Merece la pena por cenar en un entorno asi, puedes hablar tranquilamente al son de un pianista y disfrutar de una agradable velada, mas recomendado para parejas o una cena tranquila de parejas.

Creo recordar que lo unico que menos me gusto es la cercania entre mesas, el espacio esta aprovechado al maximo y ademas cuenta con algunos saliones privados para reuniones de empresa o cenas mas multitudinarias.

En general merece la pena ser visitado, siento no recordar con exactitud la cena, eso si, fue cara... en este caso recuerdo que la factura fue abultadita, pero no sali disgustado, y aunque me gaste mas de lo previsto en una cena, si esta merece la pena, creo que es un dinero bien gastado
Su valoración:
godi
Todos estamos igual. Por lo que veo, nadie ha cenado allí más de una vez, pero a todos nos ha dejado huella este restaurante en la calle de la Bolsa. Es lujoso, es muy caro (no estoy acostumbrada a comer por más de 50 euros), la mayoría de los mortales no se lo puede permitir... Pero siempre me acordaré de la cena en este sitio, y tengo la esperanza de volver alguna vez. Creo que fue cerca de las navidades, porque recuerdo que en uno de los salones había cena de empresa. El ambiente de diseño al entrar, la historia del sitio ( en la Edad Media fue la ermita de Santa Cruz, relacionada con la orden de los tamplarios; también fue la primera sede de la Bolsa de Madrid), la ambientación musical en directo (aquel maravilloso piano)... todo esto cautiva desde que pisas el umbral de La Capilla de la Bolsa. La comida resultó perfecta, todo estaba exquisito, en cantidad más o menos normal (esperaba minúsculas piezas en mi plato), con toques vanguardistas... Una maravilla. No me arrepentí de pagar una barbaridad.
Su valoración:
Urbano
Un arroz con bogavante de lujo. Recuerdo a la perfección y con todo lujo de detalles la ocasión tan especial en la que visité este sitio. Fue por el nacimiento de mi primer sobrino. El motivo bien se merecía una estupenda comida en un restaurante de calidad, que, desafortunadamente, no suelo frecuentar. Así que, sin cita previa, nos fuimos a este céntrico restaurante y tuvimos mucha suerte, pues una huelga en el metro facilitó que encontráramos sitio. Una vez dentro, una parrillada de verduras para abrir el apetito y luego el plato fuerte: un arroz con bogavante. Estaba riquísimo. Además, me quedé muy sorprendido por el cercano y atento servicio de una auténtica tropa de camareros. Así da gusto.
Su valoración:
labrujaaveria
Una triste croqueta. Sólo he estado una vez en La Capilla de la Bolsa. Fue con motivo de la cena de Navidad de una antigua empresa en la que trabajé y, aunque me lo pasé de auténtico lujo, la verdad es que el sitio me decepcionó bastante.

Al margen de que yo no soy de esas personas a las que les gusta que un camarero se les abalance cada vez que se les queda vacía la copa para volver a llenársela (es más, lo odio), el lugar me pareció demasiado señorial.

La comida, todo hay que decirlo, fue exquisita. Pero si en el menú pone que unos de los entrantes son croquetas, en plural, únicamente pido que así sea y no que me sirvan, como pasó, una triste croqueta, que vale que estaba deliciosa, pero me supo a poco. Y así todo. Cantidades para alimentar a pequeños poyuelos.

Del precio no puedo hablar porque por suerte, y digo por suerte porque tengo entendido que es caro, no tuve que pagar ni un duro.

Y una reivindicación: decidles a los dos chicos que opinaron anteriormente sobre La Capilla de la Bolsa que no todas las mujeres somos ñoñas y nos morimos por una cena de lujo. Mi novio lo sabe y no me lleva a lugares como éste, y por eso sigue siendo mi novio. Vivan los picnics en El Retiro!!! Vale, y también los restaurantes caros están bien de vez en cuando, pero exijo una cantidad razonable de comida en el plato para no tener que, a las cuatro de la mañana con un colocón brutal y unas ganas de seguir bailando como una loca, comerme un kebab desesperadamente.

La Capilla de la Bolsa
1 de 19
La Capilla de la Bolsa

Volver arriba