por: Barcelona
Compartir

Museu Frederic Marès

932563500

Plaza de Sant Iu, 5, Barcelona, 08002

Ciutat Vella (Gòtic)

L4 Jaume I

M-S de 10:00 a 19:00 / D y Festivos de 11:00 a 20:00

http://www.museumares.bcn.es

El Museu Frederic Marès es un singular museo de coleccionista que se encuentra en el centro de la ciudad de Barcelona(España), en la Plaza de Sant Iu número 5, en una estancia del Palacio Real Mayor.

Alberga la colección donada a la ciudad por el escultor Frederic Marès Deulovol (Portbou, 1893 - Barcelona, 1991).

Actividades, Cultura, Museos

Sitios interesantes cerca de Museu Frederic Marès

Sube una foto de Museu Frederic Marès

Sube una foto de este sitio

Escribir comentario sobre Museu Frederic Marès

¿Qué te ha parecido el sitio?
4 comentarios
Su valoración:
superab
Un museo de coleccionismo de arte que sorprende. Recientemente renovado, es una sorpresa entrar al Museo Frederic Marès... Valiosas esculturas románicas, góticas, renacentistas, barrocas y modernas, en un entorno privilegiado; el que fuera el palacio real, condal de Barcelona... Desde el inicio de la visita, ya encontramos un jardín ideal, precioso y tranquilo en el que poder disfrutar de la calma y tomar un refresco, en pleno centro turístico de Barcelona… Tan solo se ha de tener tiempo, tiempo para disfrutar de la belleza del arte y sumergirse en el universo que se ofrece al visitante del museo… Amantes del arte, del coleccionismo y las curiosidades… ¡No perdérselo! Las visitas son muy tranquilas y el personal muy amable.
Su valoración:
Dwarf
Un museo multitemático. Todo aquel que se acerque al Museu Frederic Marès sin duda lo hará atraído por la importantísima colección de tallas románicas que alberga. Sin embargo, las plantas superiores de este curioso recinto reservan una sorpresa mayúscula a sus visitantes.

Y es que lo que empieza siendo una plácida visita para los amantes del arte acaba desconcertando a cualquiera de ellos. En efecto, los últimos pisos del museo se convierten en una apología visual del coleccionismo, en una colección de colecciones, en un indigesto inventario de todo lo que puede llegar a adocenar el ser humano: pipas, gafas, billetes de tranvía, abanicos, juegos infantiles, armas... Todo ello, presentado en un entorno bizarro y totalmente alejado del equilibrio que preside las primeras salas del museo. Y a esto habría que añadir una serie de piezas escultóricas (totalmente prescindibles) realizadas por el propio Marès y que también cuentan con su propio espacio.

Desde la propia experiencia, sólo recomendaría disfrutar de las obras medievales. El resto es un coto exclusivo para los seguidores de lo kitsch.
Su valoración:
frankie
Coleccionismo compulsivo de lo bello. El Marès es uno de los museos tal vez menos conocidos de Barcelona pero con mucho encanto. Se encuentra en la zona con más historia de la ciudad y el propio edificio que lo acoge, del s.XVI, es encantador por sí mismo. El escultor Marès juntó una enorme colección de objetos artísticos que debía tener contenta a su mujer, la mayoría esculturas antiguas.

La primera planta recoge escultura medieval, un sinfín de cristos y vírgenes de madera y algún que otro objeto más antiguo. Desde ahí se accede a la llamada cripta, con capiteles y otros elementos de piedra, algunos espectaculares. La segunda es de escultura renacentista y barroca, y arriba del todo están las innumerables colecciones de objetos antiguos de Marès, desde pipas, exvotos, daguerrotipos, hierro forjado, absolutamente de todo.

Por un precio no excesivamente caro se puede disfrutar de todo lo que hay que no es poco; lo ideal es hacerlo en dos visitas (incluídas en la entrada) porque no se abren al público todas las salas a la vez. Al menos las pipirigañas del piso superior merecen una visita tranquila, sin temor a los trabajadores enchalecados que persiguen al visitante sin cesar.
Su valoración:
Manu
Disfruta de la tranquilidad y curiosidad de la colección. El Museo Frederic Marès se encuentra en el centro de la ciudad, alberga numerosas obras donadas a la ciudad por el escultor, historiador y coleccionista Frederic Marès.
Entre las obras expuestas permanentemente en el museo destaca la colección de esculturas, compuesta por obras que van desde la época prerromana hasta finales del siglo XX. Los espacios arquitectónicos y salas son curiosos y agradables.
La visita se hace amena e interesante, y remarcar el patio interior dónde se ubica un pequeño bar bajo la sombra de los naranjos. Se trata de un espacio escondido, muy tranquilo, y silencioso, cosa que parece difícil en la zona donde se ubica.

Museu Frederic Marès
Museu Frederic Marès

Volver arriba