por: Barcelona
Compartir

Zoo de Barcelona

932256780

Parc de la Ciutadella, s/n, Barcelona, 08003

Ciutat Vella (Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera)

L4 Barceloneta, Ciutadella-vila Olímpica y L1 Marina,Arc del Triomf

Invierno: De L a D de 10 a 17 h. / Verano: de L a D de 9,30 a 19,30 h.

Zoo Barcelona

El Zoo de Barcelona es uno de los espacios predilectos de la familias con niños que quieran pasar un fantástico día en la ciudad condal y conocer los animales más destacados que forman parte de nuestro planeta Tierra.

Se encuentra situado en el Parque de la Ciutadella y en el Zoo de Barcelona encontrarás diferentes espacios dedicados a animales de todas las partes del mundo: jirafas, cocodrilos, leones, tigres, monos, serpientes y un largo etcétera.

Además en el Zoo de Barcelona también organizan diferentes actividades para los niños como, por ejemplo, es el caso de la sesiones de cuenta-cuentos, talleres en los que los veterinarios y profesionales enseñarán a los niños a cuidar bien de sus animales de compañía, concursos de dibujos, un casal de verano en el que conocerán los animales de granja... Actividades pensadas para que los más pequeños aprendan a querer y cuidar a los animales del planeta.

Actividades, Parques temáticos, Actividades para niños, Zoos

Artículos en los que aparece Zoo de Barcelona

Sitios interesantes cerca de Zoo de Barcelona

Sube una foto de Zoo de Barcelona

Sube una foto de este sitio

Escribir comentario sobre Zoo de Barcelona

¿Qué te ha parecido el sitio?
15 comentarios
Su valoración:
lydia1986
Sí hay vida después de Copito :). Vengo del Zoo y parece que no ha cambiado demasiado desde la última vez que fui. Se hecha de menos pasar por delante de la zona de los gorilas y no ver a Floquet de Neu... pero he podido ver unos Wallabys, también albinos, una monada, vamos. Además, parecía un día de verano, que no parece que estemos en invierno con la calor que ha hecho. Muy agradable para ir a pasear y pasar un buen rato viendo animalitos exóticos. Desde las ranitas más minúsculas a los felinos más peligrosos y los mamíferos más grandotes. Una de las distracciones estrella: hacer fotografías espléndidas con una cámara de calidad. A quién le chifle la fotografía el Zoo es un buen lugar para jugar con los objetivos ^^
Su valoración:
quel84
El Zoo. Un dels espais més emblematics de la ciutat de Barcelona. Situat a la vora del Parc de la Ciutadella i on pots observar els animals que hi conviuen en cautivitat dintré de les seves instal·lacions. En destacaria la zona dels terraris i la piscina dels dofins.
Su valoración:
Anónimo
:D me encanta. Siempre que puedo, me paso, porque el Zoo no está hecho sólo para los pequeños. En él puedes descubrir cómo se comportan los animales en cautividad y pasar un día diferente viendo muchísimas especies exóticas de animales, y también fauna. Del Zoo de Barcelona me apasiona el terrario que puedes visitar justo al entrar y las jaulas de los monos titis, donde casi nunca hay nadie. En un año quizá llego a ir tres veces, y es que, sobre todo en primavera, es genial para pasar un domingo de risa y además ver el espectáculo de los delfines.
Una pena que ya no haya orca :_(
Su valoración:
BatidoDeCoco
¿Hay vida después de Copito de Nieve?. No es tan grande como el de Madrid, pero tiene el privilegio de estar en un lugar tan maravilloso como es el Parc de la Ciudatella y de haber contado con uno de los animales más apasionantes que ha dado la naturaleza, Copito de Nieve.

Cuando fui la primera vez era realmente pequeña y todavía vivía el monito. El lugar, obviamente, me fascinó. La última vez que acudí observe que se está quedando obsoleto, lo mismo que les está ocurriendo al resto de zoológicos del país desde la aparición masiva de lugares que recrean el hábitat natural de los animales como el Loro Parque, Faunia o L’Oceanografic.
Su valoración:
USUARIA
Guapo guapo. Ni Ulises, ni Copito de Nieve ni ninguno de los animales pertenecientes a su élite de famoseo se encuentran ya en el zoo de Barcelona, pero sigue siendo especial ir a verlo. La entrada, con los simpáticos monos de “culo pelao” es espectacular. Seguidamente, hay muchos más monos, la mayoría de ellos con una mirada penetrante que impacta y que parece querer comunicarte que sabe lo que piensas, que sabe que te crees lo suficientemente superior como para tenrelo allí, entre rejas. También hay muchos osos, leones, tigres, pájaros exóticos… Y un espectáculo de lo mejorcito con los amigables delfines acróbatas del zoo. Es agradable pasear por allí descubriendo espécies, a la vez que ves niños emvriagados de emoción por ver, muy a lo lejos, cómo bosteza un león, mostrando todos sus dientes. Al zoo, hay que ir.
Su valoración:
yrdiana
Animalitos. Es el sitio ideal para pasar un día con los peques, a los que les encantan los animalitos, ya sean marinos, terrestres o voladores, eso si, eso no significa que yo sea partidaria totalmente de poner a animales en "jaulitas" como monos de feria, ellos como nosotros son seres vivos, que sienten y padecen, y no creo que sea muy beneficioso para ellos.
Además también opino que el ayuntamiento de Barcelona se lleva mucho dinero de las entradas (que des de mi punto de vista son de precio abusivo), y no lo invierte del todo en el cuidado y el mantenimiento del parque.
Su valoración:
virginie
Un zoo en decadencia. La verdad que los recuerdos que tenia de mi infancia del zoo de Barcelona eran maravillosos. Lo recordaba con mucha ilusión y cuando lo visité hace poco pasados más de 10 años desde la última vez, la decepción fue enorme.
Si, el zoo es grande, pero las jaulas, el mobiliario y en general todas las infraestructuras estan como ancladas en los años 80. Barrotes oxidados, barandillas rotas....
Además, muchos de los animales viven en condiciones penosas. Los hipopotamos se bañan en una piscina casi del mismo tamaño que mi bañera..... Los felinos, acostumbrados a correr y moverse en grandes espacios se encuentran en jaulas enanas, sin espacio y apenas acondicionadas como su hábitat original. Habia una pantera negra que no hacia más que moverse de un lado a otro de la reja con la mirada perdida. Algunas de las jaulas estaban sucias (en parte culpa de usuarios incívicos que lanzan a los animales desde bolsas de patatas hasta latas de cocacola). En resumen, que me dió una pena tremenda ver tanto animal en esas condiciones.


Los sitios para comer son malos, caros y en todos sirven la misma porqueria precocinada. Los servicios tb estaban sucios y se caian a trozos...

Además, el precio caro: 14 euros los adultos.
Su valoración:
fitipaldina
Un día en familia. Los zoológicos tienen una función social: dar a conocer la variedad de animales que existen en la Tierra. Y el Zoo de Barcelona no es una excepción. Hay un gran número de animales a los que observar de cerca y de los que aprender. Hace poco estuve con mi hermano pequeño y nunca ha dejado de sorprenderme. Tan sólo recorriendo el parque te empapas de la vida de los animales a los que vas viendo y disfrutas del entorno seminatural en el que se mueven. Y los pequeños disfrutan; les gusta ver de cerca a los animales que descubren en clase en los libros de texto.
Su valoración:
Dwarf
Una visita con sabor agridulce. Para quienes han dejado de ser niños, es muy fácil que la ilusión y las expectativas depositadas en la visita al zoo se vengan abajo minutos después de cruzar la puerta de entrada.

En efecto, en el caso de un muchacho de corta edad, contemplar una pareja de hipopótamos chapoteando en una minúscula piscina puede ser motivo de curiosidad, sorpresa y regocijo; para un adulto, sin embargo, resulta frustrante constatar la falta de espacio vital que están obligados a soportar los sufridos inquilinos de este parque barcelonés. A los condicionantes climáticos (en ocasiones muy alejados de los de su hábitat natural) se suman unas instalaciones angostas, desvencijadas e insuficientes, que parecen haberse quedado ancladas en los años 60.

Personalmente, me resultó frustrante comprobar cómo una pantera enloquecía mientras intentaba salir de su minúscula jaula, o cómo un oso deambulaba descorazonado por un foso de apenas 10 metros de longitud.

Ni el cariño con el que los empleados del zoo tratan a estos animales consiguen evitar que al visitante le invada una extraña desazón conforme va descubriendo los diferentes rincones del recinto y, al mismo tiempo, intuyendo las penurias de la vida en cautividad.
Su valoración:
megghara
Muchos recuerdos. No me va a mí mucho eso de los animalitos enjaulados, porque en el fondo, me da penita verlos ahí medio tumbados, sin nada apasionante que hacer, simplemente, vivir para ser observados por niños curiosos.

Copito de nieve fue un referente, y realmente, una gran pérdida para el Zoo, ya que perdía su atracción más importante. Aún así, siguen intentando captar a visitantes, con promociones de entradas con descuento o gratuitas.

A pesar de eso, sigue siendo un lugar divertido para los más pequeños, dónde descubren un nuevo mundo y donde puedes observar y muy de cerca de animales que sólo habían visto en los libros. Yo me sigo quedando con los delfines, los más divertidos de todo el zoo, junto a los pavos reales que campan a sus anchas por el zoo y que no se cortan en acercarse a tu bocadillo para probar un poquito.

Ahora, todo anda un poco enrarecido, con su futuro traslado a unas nuevas instalaciones que se adapten a estos nuevos tiempos. Esperemos que el cambio sea a mejor, por supuesto.

Zoo de Barcelona
Zoo de Barcelona

Volver arriba