menu
por: Salamanca
Compartir

Mesón Cervantes

En la Plaza Mayor de Salamanca encontramos el Mesón Cervantes, un restaurante de comida tradicional salamantina y donde encontrarás una gran terraza exterior para que puedas tomar tu comida al aire fresco.

Este establecimiento está dividido en tres ambientes: el mesón, la barra y la amplia terraza. Aquí podrás degustar platos una carta muy elaborada de platos como carnes o pescados pero, también, recetas más ligeras como platos combinados, ensaladas, etcétera.

Además es un lugar perfecto para disfrutar de un tapeo 100% español y si solo te acercas a su terraza para tomar una caña, te premiarán con una tapa gratis para que la bebida te sienta mejor.

Restaurantes, De noche, Bares de copas y pubs, Platos combinados, Terraza/Jardin, Bocaterías, Tapas - pinchos, Cocina Española, Castellana

Artículos en los que aparece Mesón Cervantes

Sitios interesantes cerca de Mesón Cervantes

Sube una foto de Mesón Cervantes

Sube una foto de este sitio

Escribir comentario sobre Mesón Cervantes

¿Qué te ha parecido el sitio?
16 comentarios
Su valoración:
Rania
Al final de la escalera. Para llegar al Mesón Cervantes, en plena plaza, hay que subir una escalera larga y estrecha (mejor no cruzarse con nadie) que, apunte curioso, está llena de quemaduras de cigarros. Una vez dentro, y mientras te tomas un pincho (nada del otro mundo, pero bien hechos; yo suelo optar por los huevos rotos con gulas), te puedes fijar en todos los detalles que cuelgan de sus paredes: desde el cartel que prohíbe cantar hasta la preciosa colección de teléfonos antiguos.
Su valoración:
alain
En un lugar de Salamanca de cuyo nombre me acordaré toda la vida. Pues sí, con el nombre del escritor más famoso de la historia de nuestro país, el Mesón Cervantes se sitúa en plena Plaza Mayor de Salamanca (¡que lujo!), tanto que si decides sentarte en una de sus mesas y ponerte a comer sus exquisitos platos de cocina tradicional y castellana, en lugar de estar en la barra, podrás ver directamente a través de sus ventanas la preciosa y citada Plaza Mayor. Toda una experiencia quijotesca.
Su valoración:
silviamera
En el corazón de la ciudad. La Plaza Mayor es el corazón de Salamanca y este restaurante es como mirar dentro del corazón de la ciudad, y además hacerlo disfrutando de un excelente servicio y unos pinchos inmejorables. Tiene mesas al lado de unos ventanales que dan directamente hacia la plaza, y puedes entretenerte, reflexionar y volverte bohemio o filosofo viendo la vida de la plaza, la gente que va y viene por ese marco perfecto, mientras disfrutas de una cerveza o un café.
Su valoración:
roscharch
Para chuparse los dedos mirando a la Plaza Mayor. El Mesón Cervantes es un restaurante privilegiado al estar situado en plena Plaza Mayor, de tal manera que los clientes pueden asomarse por sus ventanas y disfrutar de unas vistas espectaculares. Claro, que la vista no es el único sentido que aquí se satisface porque el gusto tiene la suerte de experimentar sabores típicos de la cocina castellana que nunca cansan. Un sitio excelente para comidas, cenas o simplemente tomar un pincho.
Su valoración:
lagrannube
Pinchos en la Plaza Mayor. Lo mejor del Cervantes es sin duda su ubicación, ya que está situado en la Plaza Mayor. lo que lo convierte en un lugar envidiable. Los pinchos son muy variados y elaborados y el precio no es muy elevado.
La única pega es que casi siempre hay demasiada gente...
Su valoración:
nowherewoman
Buena comida y buenas vistas. Este bar es de mis favoritos de Salamanca para comer en plan de picoteo. Tienen muchas variedades de ensaladas, raciones, platos combinados... Además puedes ir "a la hora del vermú" y probar uno de sus deliciosos pinchos. Si tienes suerte, podrás comer en una de sus mesas con vistas a la Plaza Mayor, pero si es fin de semana... ¡reserva primero, porque siempre está lleno de gente!
Su valoración:
aracelimoreno
Sin publicidad ni falta que le hace. Si no eres de la ciudad te tienen que acompañar esta tan escondido que o lo conoces o no llegas.
La gente acude a por el aperitivo,a comer y cenar,nada de lujos nada de misterio,comida y tapas Castellna de toda la vida.
El precio realmente asequible y que decir de sus chorizos no tiene comparación,si solo quieres picar,no decepciona.
Su valoración:
JANOREMESAL
Emblema de la Plaza Mayor. Cervantes es un autor típico de la literatura castellana, Salamanca es una ciudad típica de Castilla, y su Plaza Mayor es un enclave típico de Salamanca. Conclusión: el mesón "Cervantes" tiene que ser tipico. Y su decoración rural, sus chorizos asados y sus mesas enormemente pesadas y de madera lo confirman. En época de exámenes se llena de estudiantes reponiendo fuerzas, lo de le da un toque muy agradable.
Su valoración:
aniara
Mesón, mesón. Si Don Quijote y Sancho Panza hubiesen pasado por Salamanca, habrian parado a degustar la comida de este restaurante, digna de los mayores hidalgos de los de lanza en astillero. Económico y con un ambiente típico, este es otro de los lugares de visita obligada si vienes a esta ciudad, situado en plena Plaza Mayor.
Su valoración:
waitsorcos
En un lugar de.... Queridos Sanchos, siempre había asistido a este mítico bar a tomar pichos, cualquier tarde, pero hace poco el grupo de amigos reservamos para cenar y la experiencia fue muy grata. Platos combinados de lo más variado, raciones y muchísimas ensaladas. Yo os recomendaría la ensalada Rocinante.
Su valoración:
salypimienta
Buenos pinchos, buen ambiente. El Cervantes es un lugar mítico de Salamanca, yo he estado allí en numerosas ocasiones y está genial tanto para comer de pinchos como para algo un poco más formal. El bar tiene muy buen ambiente y siempre está lleno de gente, tiene su encanto ya que está en un segundo piso y para llegar a él hay que subir por unas escaleras de uno de los portales más viejos de la Plaza mayor, y tiene muy buenas vistas. Uno de los mejores pinchos son las patatas con huevo y choricito.
Su valoración:
BlueMoon
Ancha es Castilla. En plena plaza mayor de Salamanca, detrás de una pequeña puerta, subiendo una larga y vieja escalera, encuentras como un oasis en el desierto este mítico restaurante de la ciudad charra.

Tiene una amplia variedad de pinchos, desde carne a la brasa a un gran abanico de tortillas rellenas. Además, si lo que quieres es sentarte a comer o a cenar, la sala es muy bonita. Las acogedoras paredes cubiertas de maderqa dejan paso a fotografías antiguas y decoración con elementos típicos salmantinos que por momentos te trasladan a la antigua castilla del S.XIX.

Los precios son bastante baratos para su ubicación y la comida riquísima. Además si tienes suerte te tocará una mesa junto a un balcón con vistas a la plaza mayor, y creerme, eso no tiene precio!

Su valoración:
godi
Gratos recuerdos. He comido muchas veces en el Cervantes, y muchas veces he estado de tapas; también muchas veces he realizado parada tipo tour turístico. Y nunca me ha decepcionada. Todo lo contrario.
A lo alto de sus empinadas escaleras te esperaba un mesón, sobre el que siempre tenías la misma pregunta. Un sitio en la plaza mayor, con esa vista al centro de la ciudad; un lugar donde se come muy bien, y se tapea aún mejor... ¿Cómo es posible que no sea caro? Es más, ¿cómo es posible que me parezca hasta barato? Pues no hay truco. Mi humilde economía de universitaria se podía permitir ir al Cervantes con cierta asiduidad. Sí es cierto que las mesas con vistas a la plaza están siempre llenas, pero no es imposible, ni mucho menos, conseguir una de ellas para comer. Guardo con mucho cariño el recuerdo de este rincón salmantino.
Su valoración:
gokuzamora
Algo competitivo en la Plaza Mayor. Es difícil encontrar una cafetería de precios competitivos en las zonas céntricas de las ciudades. Más difícil todavía si están situados en la Plaza Mayor y casi imposible si dicha plaza supone una obra de arte como es la de Salamanca.
Pues bien, integrada en ella misma se encuentra el Mesón Cervantes. Alejada de la estética de las terrazas y de los bares de alto standing que pueblan todos los soportales de la plaza, para acceder al Cervantes hay que subir unas (diminutas) escaleras hasta llegar a la barra. Allí se pueden pedir entra una amplia (si bien no tan amplia como en otros bares) gama de tapas la que más nos apetezca en ese momento y prepararnos para disfrutarla en cualquier de sus mesas con vistas a la Plaza. Un auténtico lujo.
Del precio lo que comentaba antes. No voy a decir tampoco que tenga precios populares porque hay sitios mucho más baratos y de mayor calidad pero, en comparación con el resto de establecimientos de la Plaza, no hay color.
En fin un sitio céntrico, agradable, con buenas tapas. qué más se puede pedir
Su valoración:
runaway
Tienes que conocerlo. Imprescindible. Si vas a Salamanca y quieres comer algo, tienes que visitar el Cervantes. No es un restaurante de lujo, pero tampoco se echa de menos. En plena Plaza Mayor, este mesón conjuga el sabor tradicional con un servicio muy bueno y una relación precio- calidad realmente excelente.

Unas largas escaleras te llevan a la primera planta donde se encuentra este mesón. Sin ser pequeño, tampoco es demasiado amplio y sus comedores prácticamente siempre están llenos. No son especialmente cómodos, pero se come bien. Y puestos a pedir, te recomiendo alguna de sus ensaladas: alucinantes, tanto por sabor como por cantidad. Puedes acompañarlas con alguno de los platos combinados que allí se preparan, aunque te recomiendo que no te pases a la hora de pedir, pues su tamaño hará que te llenes enseguida.

En resumen, uno de esos sitios donde comer es una gozada, pese a no recurrir a nada parecido a la tan de moda comida de autor. Aquí de eso no hay… y ni falta que hace.
Su valoración:
BRUJITA
En un lugar...de Salamanca. Si nos planteamos una tarde de pinchos por la capital charra no nos podemos olvidar del Mesón Cervantes, emblemático por su ubicación en plena Plaza Mayor y completamente alejado del bullicio de la zona de tapas por excelencia, Van Dyck.
El local suele estar abarrotado y son pocas las mesas que componen el decorado por lo que no es aconsejable para largas estancias.
La variedad en los aperitivos no es precisamente su principal atractivo, aunque sin duda están exquisitas, sino el ambiente puramente universitario que se respira.
Precios adecuados a la calidad el servicio sobre todo si tenemos en cuenta que se encuentra situado en un lugar céntrico, o como diría el escritor que da nombre al establecimiento, un lugar de Salamanca de cuyo nombre no quiero acordarme.

Mesón Cervantes
Mesón Cervantes

Volver arriba